Seleccionar página

Frustración u Oportunidad de Brillar

Son muchos los fotógrafos que se quejan por la dramática incongruencia de sus lentes con los ambientes de poca luz o nocturnos, el no querer usar excesivamente los IOS, no saber cómo colocar el estabilizador y otras detonantes problemáticas, hacen que se ponga complicado el asunto. Sin embargo existen algunas técnicas y pequeños trucos que puedes utilizar al llevar a cabo tus sesiones fotográficas nocturnas y ver en ellas la OPORTUNIDAD DE BRILLAR.

Supongamos que quieres hacer una sesión fotográfica en un jardín amplio y con poca luz, ya sea amarilla o blanca de lámparas comunes, puedes en estos casos utilizar los modos semiautomáticos de tu cámara fotográfica e ir manipulando los parámetros hasta encontrar lo que buscas.

No hagas uso excesivo del flash

Sabemos que el tiempo apremia y esto en ocasiones nos tienta a asumir todas las escenas nocturnas con el flash, cosa que puede ser contraproducente puesto que el flash no es para todas las condiciones y tiende a subexponer las escenas. Mas bien comienza a sobre-exponer usando la opción de compensación de flash, otra forma maravillosa es aprovechar la luz de las lámparas del lugar, una bombilla un aviso lumínico, entre otros; aquí la sobrexposición moderada de la escena será el toque realista y definitivo utilizando en el enfoque puntos determinados y sin dejar a un lado la estética.

Otro caso de tortuoso trabajo nocturno para los fotógrafos es la celebración de “esa boda en el salón con excesivas luces”, para ello hay algunas fórmulas que pueden ser probadas, y entre ellas tenemos el apertura con f/5.6 o f/8 u f/8.1 esto después de haber realizado el enfoque a la medida apreciativa y usando la iso más alta que podamos.

Una “mala maña” por parte de la mayoría de los fotógrafos es culpar a la cámara de “mala enfocadora” y es que en los ambientes nocturnos es necesario enfocarse en los lugares de mayor contraste, para ello es bueno utilizar el enfoque puntual. Los contrastes nocturnos son menos evidentes así que debes ser meticuloso y tener ojo descriptivo.

No podemos olvidar el apoyo, es por eso que utilizar un buen trípode es indispensable para hacer retratos nocturnos sin embargo en las ocasiones en que te tienes que estar moviendo de aquí para allá suele ser un poco engorroso, es por eso que debes ser creativo; una mesa, una silla, una postura, serán indispensables para dar la estabilidad imprescindible.

Con todas estas técnicas sin duda la noche se convertirá en tu gran amiga a la hora de hacer tus sesiones.

Aquí puedes ver una galería de fotos nocturnas para que te inspires mira aquí.